Tecnologías ecosociales, Baños secos

Desde 1996 el Instituto Argentino de Permacultura (IAP) comenzó a investigar diversos modelos de baños secos a partir de lo cual empezaron a construir y diseñar nuevos modelos que fueran una síntesis de máxima eficiencia, que pudieran reciclar los desechos humanos de forma segura y con máximo aprovechamiento de recursos, buscando a la vez un mínimo requerimiento de mantenimiento. Así surgió el Baño Seco Pampeano que describiremos en este artículo.

Los baños que conocemos en las zonas urbanizadas y los que propone el modelo de vivienda moderna, se basan en un uso intensivo del agua para la eliminación de los desechos humanos. Este modelo conlleva un enorme despilfarro de un recurso escaso como es el agua dulce, que en lugar de usarse como bebida esencial para la vida o para riego de cultivos, se degrada y subutiliza como mero vehículo de dilución y transporte. Usarlo de esta manera implica su inevitable contaminación; el agua transportadora de desechos se transforma toda ella en un desecho contaminado y contaminante que debe ser tratada en una planta especial, o seguirá contaminando todos los suelos y cursos de agua con los que se mezcle y tome contacto. Si este agua fue, además, previamente extraída de un curso de agua; depurada y potabilizada; transportada por enormes redes de cañerías, y luego de su uso en el inodoro (doce litros en promedio en cada descarga) debe ser nuevamente transportada por otra red cloacal hasta la planta de tratamiento de aguas cloacales y/o hasta el mismo curso de agua del que se la extrajo originalmente para su “disposición final”, se habrá despilfarrado, además del precioso líquido originario, una enorme cantidad de energía y recursos complementarios.

Un baño seco nos da la oportunidad de cambiar este paradigma de la ciudad occidental moderna, cambiando la contaminación del agua y del suelo por un enriquecimiento del mismo ya que permite aprovechar los residuos humanos como fertilizantes naturales de alto rendimiento y ahorrar una considerable cantidad de energía. Los baños secos no utilizan agua para la evacuación de orina y excrementos y no se conectan a la red de aguas residuales. Según datos del Instituto Argentino de Permacultura, una familia tipo contamina anualmente el equivalente a una piscina con los desechos que envía a la red cloacal. Sin embargo, en Gaia, una ecovilla ubicada en Navarro, Provincia de Buenos Aires, los baños benefician al sistema ya que transforman la materia fecal (altamente contaminante) en humus y reprocesan la orina para aprovechar sus nutrientes para la fertilización de los cultivos.

Baño Seco Pampeano ¿Cómo funciona?
En este original diseño, los inodoros (tipo “trono” de madera) están montados sobre una cámara de mampostería (bajo tierra) de más de 1,50 m. de profundidad. A 0,50 m del fondo se coloca una malla metálica que separará el espacio superior del inferior. Los cuadros de la malla tendrán que tener de 3 a 6 cm de lado (es ideal utilizar cuadros de 5cm x 5cm).
El espacio superior debe tener una capacidad mínima de 1,5 m³. Sobre la malla se coloca al inicio papel de diario y sobre éste se coloca una capa de lombrices californianas con el correspondiente sustrato. A medida que cae la materia fecal y se estaciona, el papel se deshace y entonces, por el trabajo de las lombrices, cae humus en el espacio inferior de la cámara. Cada vez que la materia fecal se transforma a través de las lombrices se destruyen los patógenos. A su vez, la cámara tiene que tener un sistema de ventilación individual. La tapa del trono debe permanecer herméticamente cerrada. Las ventanas y la ventilación deben tener una red tupida para evitar el posible ingreso de moscas. El espacio inferior tiene una puerta para poder, además, controlar el proceso y retirar el humus cuando sea necesario (dicha puerta no es hermética para permitir la circulación de aire).

Es importante mantener la relación ideal de carbono y nitrógeno en la cámara para que los microorganismos hagan la transformación a materia orgánica. Para mejorar la relación se suele agregar pasto seco cada 20 días aproximadamente. El papel higiénico suma carbono equilibrando la baja que trae de por sí la materia fecal. Los rollos de cartón también aportan beneficios extra al sumar oxígeno por el espacio que generan.
Al separar la orina, que tiene en su composición gran cantidad de nitrógeno, también se mejora la relación.

Separadores de orina
La alta cantidad de nitrógeno que posee la orina inhibe el trabajo de las lombrices y de las bacterias en general. Además, agrega gran cantidad de aire dentro del sistema, lo cual genera mayor protagonismo de las bacterias anaeróbicas y desequilibra el sistema pudiendo provocar olores. Sin embargo, la orina a diferencia de las heces no tiene elementos contaminantes y sí cuenta con gran cantidad de nutrientes. La orina es casi una sustancia nutritiva perfecta utilizable por las plantas. En Gaia, los baños tienen separadores que hacen que la orina realice un circuito especial para que pueda ser reutilizada en beneficio del suelo ¿Sabían que un adulto puede generar así 3,800 kg de nitrógeno por año? La orina es almacenada a la sombra para que se produzca su envejecimiento y pueda formarse amonio de manera que los nutrientes sean más fácilmente absorbidos por lo microorganismos. Para aligerarla y tener una mejor calidad de fertilizante, es preciso agregarle de 10 a 20 partes de agua y una pequeña cantidad de azúcar. Esta preparación se riega directamente sobre el suelo. Por otra parte, es recomendable evaluar los requerimientos de nutrientes y el funcionamiento metabólico de cada tipo de especie. Por ejemplo, no es recomendable aplicar este fertilizante en invierno o en días fríos porque hay plantas que lo absorben directamente (no lo procesan). A su vez, se recomienda no utilizar dicho fertilizante en las verduras de hoja durante los dos meses anteriores a su cosecha

Esquema del Baño Seco Pampeano

Los mitos
Si bien el funcionamiento de un baño tradicional ya no satisface las necesidades de la humanidad con respecto al cuidado del ambiente, los baños secos aún no se han generalizado. Esto es en parte porque la mayoría de las personas no conocen este sistema y, en otro sentido, porque al inicio puede asociarse erróneamente al funcionamiento de una letrina antigua en la que los desechos se depositaban directamente sobre el suelo, lo cual producía olores muy desagradables, además de contaminación.
En contraposición a esta creencia, los baños secos, adecuadamente usados y mantenidos, no tienen olor y son perfectamente higiénicos y limpios. Al separar los desechos sólidos y líquidos y diseñar los procesos para transformarlos naturalmente en beneficio del sistema, se ha desarrollado una nueva solución a la contaminación generada por muchos asentamientos humanos a la vez que producen recursos naturales y ahorran agua. A través de los cursos que se ofrecen en el IAP, donde se enseña el funcionamiento y construcción del baño seco pampeano, se ha transferido este diseño a unos 30 países donde ya se están implementando dichas mejoras.

Perpapreta®
Continuando el desarrollo del Baño seco Pampeano surgió Permapreta®, resultado de 25 años de investigación.
Es un diseño compacto: todo el sistema está en una unidad. Por encima de ella sólo sobresalen tres tubos: uno para recibir la materia fecal o la basura orgánica que es parte de su mantenimiento, otro para la ventilación y otro para el vaciado del humus que se genera. Un sistema sin partes claves que se corroan a lo largo del tiempo.
Al mismo tiempo este diseño se convirtió en un sistema de humidificación de residuos orgánicos para uso domiciliario, de escuelas, empresas, municipios, etc
Permapreta® es un sistema pensado para la sustentabilidad del ambiente y de la economía de quien lo usa. Ofrece una mejor calidad de vida, larga duración y seguridad.
Este sistema funciona con un ciclo ecológico que genera un microecosistema en cada lugar donde es instalado.

Es un proceso:

  • Activo biológicamente.
  • Aeróbico y anaeróbico benéfico.
  • Saludable y que no requiere aditivos químicos.
  • Tiene cero impacto sobre el ambiente.
  • Libre de olores.
  • No necesita de un especialista para su mantenimiento.

Esquema de baño seco Permapreta®

En relación al baño seco de doble cámara y al de simple cámara sin compostaje, el volumen y el trabajo de vaciado se reduce en forma extrema. Si se suma la cal, la ceniza, el aserrín, etc. que se aplica en cada defecación, como es en el caso de estos baños, las diferencias de volúmenes son enormes. Podemos decir que, teniendo en cuenta lo que genera una familia tipo por año, se pasa de 1200 kg de materia fecal, papel y agregados a solo 8 kg. de humus con Perpapreta®.
En los diferentes modelos de baños secos es clave la cooperación de los usuarios para evitar la generación de olores, situación que muchas veces no ocurre, por esto Permapreta® a diseñado un sistema que es más sencillo de usar sin generar olores y por ser un sistema compacto y hermético está libre del ingreso de insectos y roedores.

Mas info sobre el baño seco y compostero Permatreta en www.permapreta.com.ar

Nota publicada en Saber cómo, publicación del INTI en año 2008.

Share this Post Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus