Creando bancos verdes

Chacras forestales

Dentro de la Ecovilla Gaia, en el sector donde hoy se emplaza el Condominio Primavera, se encuentra un proyecto de forestación de la Asociación Gaia, comenzado en el año 2007.

El proyecto de forestación se basó en manejo del suelo con el máximo cuidado y la promoción de su microbiología buscando vigor y sanidad en los árboles implantados. Todos los trabajos se realizaron dentro de los criterios de la permacultura. Se diseñó un bosque formado por varias especies y para que se mantenga en el tiempo, evitando así los problemas que genera el monocultivo y la tala rasa.

Especies seleccionadas

Se han estudiado las especies que pudieran adaptarse a las condiciones ecológicas del lugar y por tener un alto nivel de resistencia al cambio climático. Las plantaciones se hicieron entre árboles de acacias (Gleditsia triacanthos) que estaban en crecimiento desde 1996, por sistema de agricultura natural. Estos árboles fueron cambiando las condiciones de microorganismos y otros procesos del pastizal hacia un suelo propicio para el crecimiento de una arboleda. Además, estas acacias crearon el paisaje de bosque que ofrece reparo a los nuevos ejemplares, los cuales se comenzaron a plantar en el 2007.

Las especies plantadas son: Roble Europeo, Roble Americano, Liquidámbar, Nogal Americano, Araucaria Misionera, Algarrobo Blanco, Grevilea, Cedro Deodara, Pecan para madera, Paraíso Gigante, Casuarina, Acacia Visco, Encina, Acacia de Albata, Acacia Blanca, Acacia Melanoxylon y Eucaliptus Sideruxyrum.

Estos ejemplares están acompañados en algunos  sectores con plantaciones de Bambú Phylostachis Bambusoides (especie de gran tamaño ya ensayado previamente en otro sector de la Ecovilla Gaia).

Toda la plantación se realizó con la protección contra roedores, hormigas y competencia de gramilla y otras gramíneas.

Para lograr madera de alto valor se realizan anualmente las podas de formación para lograr fustes de 6 metros libres de nudos, buscando así lograr madera de calidad para carpintería, instrumentos musicales y muebles.

Las plantaciones se hicieron en líneas con distancia entre cada árbol de 3 metros y cada línea a 4 metros de la otra, logrando así una alta densidad de ejemplares para facilitar el mejor manejo del bosque forestal, pudiendo hacer aclareos y  obtener madera  en menor plazo, generando un sistema permanente de bosque, donde no se plantea como un sistema de tala rasa, sino como un sistema de talas selectivas y replantaciones que se realiza desde el comienzo de las cosechas de maderas.

Al día de hoy, los cortes, talas de acacia y las podas de formación están generando un promedio de 8 toneladas de leña por hectárea, variando este número según la cantidad de acacias por  chacra.

El bosque como inversión sostenible

Dese 1960 el mercado global de madera no ha parado su crecimiento y parece no terminar de hacerlo por muchas décadas.

La FAO estima que la demanda de madera se incrementará para el 2050. Como las plantaciones en el mundo son muy limitadas especialmente de maderas nobles ya se está produciendo una vacío entre la demanda y la oferta, esta brecha aumenta año a año, lo que se traduce en un aumento de precio. A su vez, la mayor parte de las maderas nobles se abastece con una deforestación ecocida de las selvas tropicales, gran parte de las cuales ya es suelo desnudo y destruido.

Por otra parte, el incremento constante del petróleo hará cada vez más costoso el transporte para la importación de maderas nobles producidas en otros países.

Existen diferentes formas de inversiones alternativas en el panorama financiero, dentro de las que ha aparecido con fuerza un nuevo producto para los ahorristas: la inversión en maderas nobles como el roble, el nogal y otras, con manejo sustentable.

Según el NY Times “La madera se considera una protección contra la inflación y las fluctuaciones de la mayoría de los valores financieros. Los analistas dicen que tiene una baja correlación con las acciones y los bonos, lo que significa que sus rendimientos pueden estar aumentando cuando los precios de los valores están cayendo. Los árboles en sí mismos se están volviendo más valiosos.”.

Los bosques son objetos de inversión sólidos y ofrecen una alternativa menos arriesgada, en comparación con, por ejemplo, las inversiones de capital. Los árboles siguen creciendo, incluso, en tiempos de recesión económica.

Un nuevo informe (pdf) del World Resources Institute (WRI) y Nature Conservancy (TNC) descubrió que las empresas de los sectores de tecnología, productos de consumo, gestión de proyectos y silvicultura comercial están ganando dinero con la plantación de árboles, con ventas que crecen hasta 10 veces al año. La demanda de madera crece en los países desarrollados y en vías de desarrollo. China se está convirtiendo en el mayor consumidor de maderas de calidad.

Por otro lado la madera puede venderse en el momento más conveniente, siempre crece en volumen y cortada mejora su calidad al aumentar su estacionamiento.

Comprar un bosque

La forma más rentable y ecológica de invertir es comprar un bosque. Un nogal durante sus 20 años de vida genera unos 10.000 kg de materia orgánica, fertiliza el suelo, genera 28.000 metros cúbicos de oxígeno y absorbe 25.000 metros cúbicos de CO2.

Respecto al volumen final de madera, éste se maximiza gracias a la fertilidad de los suelos del Condominio Primavera, su óptima disponibilidad de agua y el buen nivel del sol, además de los trabajos de podas y tallas de formación para obtener madera sin nudo, lo que le aumenta hasta 10 veces su valor, esto permite elegir al comprador que pague el mejor precio.

Esta intervención económica está dentro de la “economía de restauración” donde la forestación se destaca por mejorar el ambiente.

Qué rendimientos se obtendrán de las Chacras Forestales

Si bien son varias las especies inter-plantadas, la mayor parte está formada por: Roble Europeo, Roble Americano, Liquidambar, Nogal y Pecan para madera. En promedio se plantaron 380 árboles por cada 5.000 m2, habiendo una densidad menor en algunas chacras. Esta es una densidad aconsejada para mejorar el rendimiento en volumen y calidad. Se programó hacer diversos aclareos para dar lugar a los árboles definitivos “de porvenir” que serán alrededor de 125 por chacra. A los 14 años de la primera plantación (los árboles fueron plantados desde el 2007 al 2012) se hará el primer aclareo con un rendimiento de 0,4 m3 por árbol, en los años siguientes se harán nuevos aclareos y desde el año 22 en adelante se cosecharán los árboles de provenir pudiendo dar un rendimiento promedio de 1,4 m3 a los 25 años.

El valor de la madera de estas especies es muy alto, solo como referencia citamos los siguientes datos de la UNECE (Comisión Económica Europea de Naciones Unidas).

En los últimos años la rentabilidad de la venta de maderas ha sido muy positiva según NCREIF (Nacional Council of Real Estate Investment Fiduciaries) con una rentabilidad superior al 8% anual. Dada la incertidumbre económica mundial muchas personas y empresas están invirtiendo en bienes tangibles. La madera es el bien como un valor sólido, alejado de la volatilidad de algunas inversiones financieras.

Teniendo en cuenta que estos son valores en el país de origen y que en Argentina no hay producción de las especies plantadas, los valores de referencia por flete e impuestos pueden duplicarse. Para llegar a un precio por debajo del teórico, podemos redondear en que estas maderas podrían dar una ganancia al día de hoy a U$S1000 el metro cúbico, descartando los gastos de mantenimiento. Sin considerar los futuros aumentos de estos valores en próximos años por la disminución constante de la oferta.

Considerando un promedio de los aclareos de 0,5 m3 por árbol, de los cuales un 20% serían de descarte y no los tomaríamos en cuenta, se generarán 104m3  y los de provenir a 1,4m3 cada uno producirán 175m3, dando un capital de madera de U$S 279.000.

Por otro lado si el comprador de la chacra decide hacer cortes del rollo para convertirlo en tablas y tirantes, y venderlos directamente a los que necesiten esas maderas, el precio de venta podrá triplicarse. Por esto, si bien es una superficie pequeña, es de una intensiva actividad productiva, ideal para quien quiera tener una ganancia considerable de la producción natural única en el país por sus características de sustentabilidad y rentabilidad.

Modelos económicos sustentables

Este es un buen ejemplo de un diseño de permacultura, que mejora las condiciones ecológicas y genera un emprendimiento económico redituable dentro de la pequeña escala. Una unidad de 5000 m2 puede ser suficiente para resolver la economía de una familia, con una demanda de mínima dedicación, ya que la mayor parte lo hace la naturaleza.

Share this Post Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus