Francisco Aceto

Arquitecto que recibió el Certificado Internacional de Diseño de Permacultura y ha completado la formación sobre construcción natural en la Ecovilla Gaia, pasando a formar parte del equipo docente del IAP

Como quien dice, “de chico me gustaba jugar al aire libre” y pasados los años lo sigo disfrutando, jugar sinceramente y el aire limpio como energía.
Esta premisa se desdibujo en los primeros años de estudio universitario para reencontrarla como ayudante de cátedra por algún tiempo. La idea de que el construir es una realidad compleja y multifacética me hizo pensar que mi formación debía tomar un nuevo rumbo, desarrollar el oficio de constructor y desarrollar la armonía constructiva con el entorno. Así conocí Gaia tomando todo tipo de cursos, luego como voluntario y ahora como socio, viajando a otras Ecovillas y a otras experiencias fui preparándome como para hoy poder participar de los cursos de construcción, hacer investigaciones en distintas áreas, desarrollar prototipos de estufas y formar parte del equipo del Instituto Argentino de Bioconstrucción.
Todo esto de una manera muy interesante fue sucediendo en paralelo con estudios de Ceramología, en el Instituto Condorhuasi, donde puedo seguir investigando estos y otros temas en sincronía.
Como experiencia laboral podrían distinguirse dos corrientes. La continuidad familiar del estudio de Arquitectura con obras industriales y comerciales; y desde el I.A.P. desarrollando proyectos de Permacultura y Bioconstrucción.
Como experiencia docente fui ayudante de cátedra en la Universidad de Belgrano durante 2 años, en la Universidad de Bueno Aires durante 6 años. En la actualidad participo como ayudante en el Instituto Condorhuasi en distintos cursos desde hace 2 años y en Gaia en cursos de Construcción desde hace 3 años.
Construir y cultivar, el contacto del cuerpo con la tierra, para adentro y para afuera, escuchando y compartiendo.